MODA PARA HOMBRES: TIPOS DE CAMISA

La camisa abotonada que conocemos hoy en día empezó a utilizarse en España a principios del s. XX. A finales del XIX en Inglaterra ya se usaba la primera camisa abotonada.

Hay algunos estudiosos de la historia de la moda que dicen que la camisa fue creada en el siglo V a.C en Grecia para vestir a los trabajadores. El nombre de la camisa actual proviene del latín tardío camisia, aunque según los que defienden un origen griego podría venir del término kamasón, con el significado de túnica. Este origen griego aparece documentado por lo que podemos suponer que se fue adaptando a las diferentes lenguas.

Las primeras camisas se ponían pasándolas por la cabeza, de igual forma que una camiseta, dado que en un principio se cree fueron consideradas prendas de ropa interior y se ponían debajo de otras prendas, viéndose únicamente el cuello de la camisa.

En sus inicios y hasta ahora la camisa ha sido y es un símbolo de distinción, de un vestir elegante. En el s XIX en Inglaterra llevar una camisa blanca (en un principio no se tiene constancia de que se hiciesen de otros colores) no estaba al alcance de cualquiera por lo complicado de mantener limpia la prenda, solo aristócratas y gente con dinero podía permitirse lavar a menudo la camisa y mantenerla limpia. Más tarde, cuando la camisa empezó a evolucionar en colores y diseños, el llevar cuellos blancos en la prenda, aunque la camisa fuera de un color distinto, siguió considerándose símbolo de distinción.

Una buena camisa también se reconoce por el tipo de costura que lleva, que debe ser de puntada recta y con un mínimo de 7 u 8 puntadas por centímetro. Aunque las camisas de vestir pueden ser también hechas en serie de fábrica, éstas tienen mejor precio pero no suelen contar con los detalles de las camisas hechas a medida artesanalmente.

La camisa, al igual que el resto de prendas masculinas ha evolucionado poco, y sigue siendo una prenda clásica, que solamente suele variar en el tamaño de los cuellos, que cambian en función de las modas que imponen las casas comerciales y los diseñadores de moda.

Para elegir una camisa, hay que saber si se usará con corbata o no, y hacer la prueba cerrando el último botón del cuello. Recuerde que una camisa mal ajustada se convierte en un instrumento de tortura, y además dará una mala impresión.

Una buena camisa debe ser de seda o algodón, preferiblemente, y debe cubrir por completo el brazo hasta la muñeca, e incluso llegar hasta media mano con el brazo extendido. El puño debe sobresalir de la chaqueta al menos dos dedos cuando se dobla el brazo.

Las puntas del cuello, deben tocar la camisa, y no encontrarse despegadas, ni deben moverse por tener falta de rigidez en los cuellos de la misma. Las de vestir deben contar con el puño francés o doble puño, para poder lucir gemelos. Actualmente, existen unos complementos conocidos como cubre-botones, que sirven para las camisas que no tienen doble puño y quieren lucir un aspecto más elegante, similar al de las camisas con gemelos.

Una camisa clásica debe llevar “canesú”, que es una costura vertical por la parte posterior de la camisa, necesaria para que la camisa nos quede bien adaptada. También suelen tener unas varillas o refuerzos en el cuello para que éste se mantenga siempre bien rígido. Las puntadas mientras más sean mejor “vida” tendrá la camisa. Los botones de nácar o imitación de este material. El puño debe constar de varios pliegues, dos botones y los ojales dispuestos de forma horizontal, para evitar que la manga no se abra de forma muy antiestética.

Tipos de cuello de camisa.

1. Cuello inglés.

El cuello de las camisas de vestir por excelencia. Sus puntas son más largas, que en las camisas de sport, y también es algo más estrecho. El cuello también es un poco más ancho que el de las camisas informales.

2. Cuello italiano.

Es más corto y más ancho que el cuello inglés. Y las puntas están algo más separadas. También es muy utilizado para vestir, al igual que el cuello inglés. Las puntas deben ser perfectamente rígidas para evitar que se doblen.

3. Cuello abotonado.

También conocido como cuello “botton down”. Muy similar en tamaño, forma y abertura, al cuello de vestir pero “sujetado” con botones en los picos del cuello. Es un cuello informal, y las camisas que lo tienen no deberían utilizarse como camisa de “vestir” para eventos o ceremonias formales. Es un cuello de invención americana.

4. Cuello pasador.

También conocido como “cuello collar”, Muy de moda hace años, pero apenas utilizado en la actualidad. Su principal característica, es que las puntas de los cuellos se unen por un pasador o alfiler. Al igual que el cuello abotonado, no debería utilizarse como “camisa” de vestir.

5. Cuello postizo.

No utilizados en la actualidad. Es el conocido cuello de quita y pon, utilizado para poderlo cambiar con independencia del resto de la camisa. Muy utilizado en épocas pasadas, sobre todo en la primera mitad del siglo XX, donde evitaba tener que lavar toda la prenda, y cambiando solamente el cuello, daba la impresión de limpieza y pulcritud.

Tipos puños camisas

Los puños de las camisas

Si el cuello de las camisas es un elemento con mucha importancia en una camisa, sus puños también tienen la suya. Además, al igual que los cuellos, también pueden ser indicativos del carácter de la camisa. El puño más formal es, si duda alguna, el puño doble. Como su nombre indica, se trata de un puño doble o con vuelta que se mantiene gracias a los gemelos que se pasan por sus ojales. Muestra de su formalidad, es que las camisas con puño doble son obligatorias para vestir de etiqueta, ya sea con chaqué, esmoquin o frac, pero, por supuesto, también siendo perfectas con traje y corbata.

Pero sí se opta por un puño de botón o botones, encontraremos que según el país las preferencias varían. Si bien las camisas sport de cuello con botones suelen llevar puño redondeado con un sólo botón, en las camisas más formales o de cuello sin botones, la cosa cambia. En Inglaterra, la alternativa al puño doble suele ser un puño con dos botones o incluso con tres, como en las camisas Turnbull & Asser. En cambio, los italianos, muy asiduos a la llevar corbata sin puño doble, optan por el clásico puño con un botón o por el puño con corte también con un sólo botón. Y por último, apuntar que las mejores camisas llevan pliegues en la unión entre el puño y la camisas, y las costuras nunca van al borde del mismo.

Gianfranko

gianfranko@diariodeunaejecutiva.com

About these ads

2 comentarios en “MODA PARA HOMBRES: TIPOS DE CAMISA

  1. Me ha parecido interesantísimo el artículo, y también el de tipos de corbatas. Ni siquiera sabía que existían todos estos tipos de cuello de camisa. Yo suelo usar camisas de cuello inglés, tanto para el trabajo como para el día a día. En estas rebajas me he comprado dos camisas en Venca con este cuello, y creo que en septiembre probaré con el cuello inglés.

    Saludos!

  2. Olga Lopez Leon dijo:

    Muy iteresante. Yo como vendedora agradesco esto puesto que es importante que uno aprenda todo aquello que vendemos a muestros clientes y detallar a ellos las formas,estilos mas aun la historia de aquello que cada dia nosotros utilizamos en nuestro que hacer diario.
    Se despide agradeciendo lo aprendido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s