El “hot money” inunda Brasil (I)

Brasil sería quizá el país que saliese peor parado si analizásemos la importancia de su economía y el reflejo correspondiente en esta sección. Para remediarlo, y aprovechando que está de máxima actualidad por la guerra de divisas, trataré de dar luz a la coyuntura de una tierra que hace brillar los ojos a muchos inversores.

Para ello usaré el mejor instrumento a mi alcance, la balanza de pagos, pudiendo contestar así a cuestiones como si tienen superávit comercial, si necesitan flujos internacionales para financiarse, si los inversores introducen dinero en el país o si su tipo de cambio y las reservas del banco central son sostenibles.

Comencemos viendo si Brasil es una economía que necesita financiación exterior o si financia, en otras palabras, si viven del dinero ajeno o del propio. La siguiente gráfica presenta los saldos de cuenta corriente del agregado de los países de la OCDE, China, otras economías asiáticas, Rusia y Brasil. Cifras en miles de millones.

Como vemos sólo dos líneas acaban su recorrido en terreno negativo, una es el conjunto de países de la OCDE y la otra es Brasil. Podríamos intuir erróneamente que son el único BRIC o emergente con déficit, esto no es así, India o Vietnam también muestran dichos desequilibrios. No obstante sí hay que decir que lo más habitual en los EM de hoy en día es que presenten superávits comerciales que se trasladan a la cuenta corriente. Sea como fuere, PRIMER DATO Brasil necesita capital extranjero para financiar su crecimiento.

Aunque pudiese parecer lo contrario, esto no sucede por su baja competitividad, o al menos no en su industria exportadora. Brasil presenta importantes superávits comerciales como podemos ver en la siguiente gráfica (Evoluçao Comercial) ¿De dónde viene entonces su problema? pues de la balanza de servicios y sobre todo de la balanza de rentas. La primera muestra los intercambios en turismo, transportes, servicios financieros e informáticos, seguros, comunicación, etcétera (Así que si algún empresario de dichos sectores se cree capaz, en Brasil aún hay sitio). Pero lo que realmente hunde su cuenta corriente son los dividendos e intereses que tienen que pagar a los inversores, esto se refleja en la balanza de rentas. (Segunda gráfica “income”)

Una cuenta corriente desequilibrada de forma estructural y permanente es una garantía de fracaso. No quiero decir que sea el caso de Brasil, tener déficits coyunturales es algo normal, simplemente es una llamada de atención a la que hay que hacer caso (al contrario que se hizo en España). Quizá lo más importante de todo es cómo se financia ese desequilibrio, no es lo mismo que sea por inversiones permanentes que por “hot money”, en el segundo caso si hay dificultades el dinero se irá agravando las cosas.

Apunte teórico. ¿Cómo se financian las necesidades de capital extranjero? Pues fundamentalmente por tres vías (hay más pero de menos importancia), las dos vistas -inversiones directas y “hot money”- y en caso de que esas dos no cubran la cantidad necesaria se recurre a la venta de activos por parte del banco de España, ups, por parte del Banco Central del país. Si el tipo de cambio es demasiado alto y provoca déficits permanentes que no se cubren es posible que haya riesgo de quedarse sin reservas, obligando a devaluar. Es así que Soros venció a un todopoderosos Bank of England. Si ocurre lo contrario, que el país tiene más fondos que necesidades de financiación, entonces aumentará sus ahorros (y luego comprará treasuries si es China).

Visto eso veamos como se financia Brasil:

Vale la pena perder un par de minutos en entender la siguiente gráfica. La columna azul son los flujos financieros que entran en el país con ánimo de permanencia. La columna roja representa el “hot money” o capital especulativo. La tercera columna, en color verde, muestra otro tipo de fuentes menos importantes. Si la suma de estas tres columnas -algunas con signo negativo- queda por encima de las necesidades de financiación -línea violeta- entonces es que tiene un exceso de fondos que puede emplear en aumentar las reservas -línea azul cielo-. Y al revés, si quedase por debajo entonces las reservas minorarían.

Una vez presentados los datos dejo la conclusión de este pequeño análisis para mañana, así pueden asimilar los datos. ¿Qué indica todo esto? ¿Qué deben hacer las autoridades? ¿Cómo influye la guerra de divisas? Son algunas de las cuestiones que se responderán. No obstante llamo ya la atención sobre algo, las enormes columnas rojas que se levantan en 2007 y 2009, ese es el hot money que está inundando Brasil. Mañana más.

 

Kike Vázquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s