Llega Cerberus: España ya es un país atractivo para los fondos de inversión oportunistas

Casi tres años después de que la crisis irrumpiera en nuestras vidas, las grandes rebajas empiezan a ser otra realidad. Mientras los grandes flujos de capital han apartado a España de su radar, los inversores especializados en compras oportunistas comienzan a ser los únicos protagonistas de las principales transacciones que se cierran en el país. El pasado viernes, sin ir más lejos, uno de los principales fondos buitre conocidos en el mercado, Cerberus, se estrenó en la Península con la adquisición de 100 oficinas de Caja Madrid.

Era uno de los pocos grandes fondos que aún no había debutado en España. Fundada por el financiero Steve Feinberg a principios de los 90, esta firma de capital riesgo se ha convertido en sólo dos décadas en uno de los gigantes de la industria, con más de 20.000 millones de dólares bajo gestión y algunos importantes ex políticos republicanos y door openersde Washington en su nómina, especializándose en adquirir participaciones de control en empresas con problemas, como por ejemplo hizo con Chrysler en 2007.

En esta ocasión, su debut en España se ha producido en el mercado inmobiliario, uno de los muchos sectores donde Cerberus opera. Aunque no cuenta con equipo local específico, la firma de capital riesgo opera en Europa y lleva desde comienzos de la crisis buscando oportunidades para entrar en la Península. Hasta el momento, la diferencia de precios existente entre compradores y vendedores, generalmente bancos y cajas, había bloqueado transacciones de un perfil oportunista, a pesar de la coyuntura del mercado español.

Iglesias y Oleguer Pujol, aliados nacionales

Para la compra de las 100 oficinas de Caja Madrid, el fondo estadounidense se ha aliado con Drago Capital, otra importante firma de inversión, esta sí especializada en el sector inmobiliario y con equipo de gestores español. De la mano de los financieros Luis Iglesias y Oleguer Pujol, este fondo fue protagonista del primer gran sale and lease back del mercado, el realizado por el Santander, al que adquirieron uno de los lotes de activos del banco, en su caso una bolsa de 1.200 oficinas, por un total de 2.000 millones de euros.

Tras la operación del Santander, el siguiente big deal de Drago Capital, cuyos principales inversores son la aseguradora británica Pearl Group y el fondo de inversión Sun Capital, fue la compra de tres edificios singulares del Grupo Prisa por algo más de 300 millones de euros, entre ellos la emblemática sede corporativa ubicada en Gran Vía 32 o los talleres de Miguel Yuste 40, también bajo el formato de sale and lease back. Además, la firma también gestiona activos hoteleros y comerciales en Portugal.

Por parte de Caja Madrid, la entidad presidida por Rodrigo Rato ha recurrido al formato de venta y alquiler para liberar recursos y obtener una inyección de capital. En su caso, el lote de 100 oficinas se encuentra concentrado en Madrid y no ha trascendido el importe de la operación. Con esta opción, la caja madrileña sigue los pasos que ya dieron primero Santander (2007) y el propio BBVA (2009-10), que vendió en dos lotes todos sus activos inmobiliarios al fondo de real estate de Deutsche Bank.

FUENTE COTIZALIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s