Una ‘Deutsch-Mentalität’ para Manuel Llorente

EL BROKER ENMASCARADO.

"Si hay un equipo de fútbol en el que el presidente del Valencia CF SAD debería inspirarse a la hora de tomar decisiones financieras, ese es, sin duda, el Borussia Dortmund, actual líder de la Bundesliga…"

Pasión por el Borussia Dortmund

Los números del Borussia en esta campaña son, en lo deportivo y lo económico, excepcionales. Son trece partidos jugados con once victorias, un empate y una sola derrota. Y ello, gracias a un equipo con una edad media envidiablemente joven, encabezado por su gran estrella de origen turco Nuri Sahin (22 años). Debutante en la Bundesliga con tan sólo 16 años.

Junto al turco destacan otros dos jóvenes internacionales con la selección alemana,Kevin Grosskreutz (22) y Mats Hummels (21). Otros destacados son los alemanesMario Götze (18), Sven Bender (21), Marcel Schmelzer (22), el servio Neven Subotić(21), el japones Shinji Kagawa (21), y los polacos Robert Lewandowski (22) y Jakub Błaszczykowski (24).

Junto a su máquina de hacer goles, el paraguayo Lucas Barrios (26 años), el Borussia Dortmund ha vuelto a la élite del futbol alemán. Pero no siempre fue así. El equipo alemán ha sabido reconvertir una necesidad en virtud.

Volvió desde las tinieblas. Después de la época dorada de los años 90 (dos títulos de la Bundesliga, 1995 y 1996, y una Champions League, 1997, una Intercontinental ese mismo año y dos copas de Alemania,…) de los Matthias Sammer y Karl Heinz Riedle, los dirigentes del club pensaron que el éxito se podía simplemente comprar dinero (más capital, más endeudamiento…). Esta música empieza a sonarme.

Los problemas se hicieron patentes en el año 2002. El Borussia Dortmund tuvo que vender su mítico Westfalenstadion, el más grande de Alemania, a un fondo de inversión inmobiliario. Dos años antes, el club había sido admitido a cotización en la bolsa alemana (Frankfurt). Todo ese dinero recogido de la venta de acciones tampoco sirvió para nada.

La deuda y los gastos financieros se multiplicaron exponencialmente hasta que en el año 2005, annus horribilis, la situación se convirtió en insostenible. El club estaba quebrado, era insolvente. El deseo de jugar la Champions sistemáticamente, entre los grandes, no estaba bien planteado. Ese año el club perdió 55 millones de euros.

Fue su gran masa social la que provocó la catarsis del club. En 2006 se recurriría a una ampliación de capital de 46 millones de euros. Ese mismo año se refinanciaría la deuda a un plazo de 20 años con un préstamo de 75 millones de euros. La mitad del cual se utilizaría para recomprar el estadio de fútbol al fondo inmobiliario. Se vendieron jugadores y se bajaron los salarios, por debajo del 50% de los ingresos. Este año el club aún perdería otros 36 millones de euros.

Durante los dos siguientes años de reestructuración, el foco se centraría sobre los ingresos. Lo primero, un nuevo acuerdo de marketing de 12 años de duración con Sportfive valorado en 50 millones de euros (utilizados para cancelar deuda). Cambio de Nike por Kappa, a razón de 4 millones de euros por temporada (3 años). Un nuevo ‘namings right’ para su estadio (capacidad para 80.700 personas), el Signal Iduna Park, por 4 millones de euros al año hasta 2016. Y nuevo patrocinador de la camiseta, el grupo industrial alemán Evonik, por 7 millones de euros hasta 2013.

Y todo ello, con un campo con la asistencia media más alta de toda Europa, 76.400 aficionados (por delante de Manchester United y FC Barcelona). También es verdad que son los precios medios por partido más baratos de Europa (19 euros).

Todavía, a día de hoy, la situación no está normalizada. El club antes de comprar jóvenes figuras (el japones Shinji Kagawacostó 350.000 euros y su gran goleador, Lucas Barrios, 4 millones de euros del Colo Colo y considerado sucesor del ídolo local Stéphane Chapuisat) debe vender. Esta es la filosofía aceptada por sus seguidores y refrendada por las actuaciones del club. Se han marchados figuras del nivel de Alex Frei, Steven Pienaar o Tomas Rosicky. Lo importante es el club y su grada joven compuesta por 25.000 aficionados

Señor Llorente, señor Piles, presidentes, toda esta situación se ha recuperado con un club cotizado en bolsa, abierto al público, que en los últimos tres meses ha revalorizado su cotización un 235%. Un club valorado hoy en 186 millones de euros, cinco años después del abismo.

Todas las decisiones han sido públicas y transparentes, no exentas de dureza, con mensajes claros y proyectos creíbles. Seguro que ustedes también pueden hacerlo: Deutsch-Mentalität.

Anuncios

Un comentario en “Una ‘Deutsch-Mentalität’ para Manuel Llorente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s