PDG Realty eleva un 60% su beneficio

 

El empresario valenciano Enrique Bañuelos ha sido capaz de demostrar con cifras las afirmaciones que apuntaban a que está triunfando en su aventura brasileña. PDG Realty, la compañía de la que es máximo accionista, cerró el ejercicio 2010 con unos resultados espectaculares, que reflejan un incremento del 60% tanto en el beneficio neto como en los ingresos. El grupo se consolida como la primera inmobiliaria del país iberoamericano, en el que tiene presencia en más de 100 ciudades.

La compañía concluyó el ejercicio 2010 con un beneficio neto de 875 millones de reales (algo más de 372 millones de euros), mientras que su beneficio bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 627 millones de euros, un 71% por encima del registrado el pasado ejercicio. Los ingresos de PDG ascendieron a 2.468 millones de euros, también un 60% por encima de los números registrados el pasado año.

Con ser positivas, el futuro de la compañía parece asegurado con sus guarismos de preventas en todo el año, que alcanzaron los 6.520 millones de reales (algo más de 2.770 millones de euros), dentro de las previsiones que PDG Realty había reflejado en su guidance para el año pasado. Las cifras de preventas se elevaron un 53% por encima de las proforma registradas por las empresas que componen en la actualidad el grupo.

PDG Realty, resultante de la fusión entre la antigua PDG y Agre, la compañía a través de la cual Bañuelos entró en Brasil, presentó sus primeros resultados anuales como grupo, ya que la operación de fusión data del mes de mayo. Apenas tardó unos meses en incorporarse al índice selectivo de la Bolsa de Sao Paulo (iBovespa), lo que atrajo a numerosos inversores institucionales.

PDG Realty cuenta con un negocio muy enfocado a la vivienda social en Brasil, uno de los aspectos en los que hizo más hincapié en su día el Gobierno que encabezó Luis Inazio Lula da Silva y al que ahora da continuidad la actual presidenta, Dilma Rousseff.

A través de su sociedad de inversión Veremonte, Enrique Bañuelos cuenta con una participación del 6% en la compañía, cuya capitalización bursátil, a precios actuales de mercado, es cercana a los 10.300 millones de reales (unos 4.375 millones de euros).

A finales del pasado ejercicio, el grupo colocó una emisión de obligaciones por importe de 280 millones de reales brasileños (unos 127,3 millones de euros). Los recursos que la empresa ha obtenido por la colocación se destinarán a reestructurar deuda. La emisión consta de 280 títulos, de un millón de reales cada uno, y se lanza con un plazo de vencimiento de siete años.

Destacados inversores institucionales han apostado por la empresa de Bañuelos y no es de extrañar, habida cuenta de sus resultados anuales. Además, Standard & Poor’s elevó su calificación sobre la compañía hasta A con perspectiva estable, lo que sitúa a PDG Realty en una situación muy cómoda para proseguir acudiendo a los mercados de renta fija en busca de financiación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s