Enrique Bañuelos ya conoce los números rojos en el parqué brasileño

AUTOR: LUIS A. TORRALBA.

PDG Realty y Brasil Ecodiesel, las dos cotizadas cariocas de la que es el principal accionista, cerraron el pasado ‘lunes negro’ en los niveles más bajos de los últimos dos años. Ambas presentan descensos de un 22% y 54% respectivamente desde el desembarco en ellas del empresario saguntino

Enrique Bañuelos, de perfil, a la derecha de la imagen, con su equipo de Veremonte, en una imagen corporativa

La adversa situación por la que atraviesan los mercados bursátiles de todo el planeta no tiene piedad (inversora) ni de grandes, ni de pequeños bolsistas. Ni de los españoles, ni de los brasileños. Ni de los que invierten en ‘telecos’, ni de los que optan por aprovechar el pinchazo de la burbuja inmobiliaria para hacerlo en compañías del ladrillo. Nadie está a salvo de las embestidas de un mercado que está poniendo contra las cuerdas el sistema mundial. Y, como bien reza un viejo dicho bursátil, "el mercado es soberano".

Uno de los inversores que más dio que hablar en España a mediados de la década pasada, Enrique Bañuelos, no es ajeno a esta delicada situación, dado que sus incursiones bursátiles brasileñas están mermando su capitalización y marcando niveles de 2009. Un mercado, cuyo índice bursátil de referencia (Ibovespa) sufrió este pasado lunes un severo correctivo de un 8%. O lo que es lo mismo la mayor caída desde el 22 de octubre de 2008.

Tanto PDG Realty Empreendimentos e Partipaçoes -primer grupo inmobiliario del país- como Brasil Ecodiesel e Comercio de Biocombustiveis e Oleos Vegetais -también líder nacional en biocombustibles- no atraviesan en la bolsa carioca por su mejor momento, pese a que ambas cotizadas continúan inmersas en operaciones corporativas para crecer todavía más.

Sin embargo, la desfavorable coyuntura bursátil las está penalizando, mientras el conocido empresario saguntino, que figura en ambas como principal accionista, ve como se van esfumando reales de la capitalización a medida que se suceden los descensos en el mercado bursátil.

PDG Realty, que está bajo la ‘órbita Bañuelos’ desde el 4 de mayo de 2010, cuando fusionó su inmobiliaria brasileña Agre Empreendimentos Imobiliários -controlada por Veremonte, su sociedad patrimonial- con su homóloga PDG Realty. Aunque más bien habría que hablar de integración, que se realizó mediante un canje de acciones a razón de un título de Agre por cada 0,495 acciones de PDG.

Al cierre de dicha sesión, PDG Realty marcó los 8,20 reales, que rápidamente fue superando hasta alcanzar seis meses más tarde, concretamente el 5 de noviembre de 2010, los 11,21 reales. Un precio que incluía un splito desdoblamiento de acciones -a razón de dos nuevas por cada una antigua-, que se vio obligado a realizar ante la fuerte subida registrada. Hasta tal punto que el valor fue incluido en el Ibovespa, el ‘Ibex 35’ del parqué brasileño. El ‘efecto Bañuelos’ estaba en marcha.

DIVERSIFICANDO EN EL LADRILLO

Sin embargo, el primer grupo inmobiliario brasileño acabó el año bajando hasta los 9,98 reales, que al cierre de la sesión de este pasado lunes se habían convertido en 6,35 reales, es decir, la cotización más baja desde septiembre de 2009. Un descenso que se ha llevado por delante un 36,37% del valor en bolsa en lo que va de año, mientras que desde la entrada de Bañuelos el recorte es del 22,56%. Los fantasmas de un posible pinchazo de la burbuja inmobiliaria (sic) se han dejado ver en más de una ocasión, pese a que Brasil sigue trabajando a marchas forzadas en dotar de infraestructuras al país de cara al Mundial de Fútbol de 2014 y a los Juegos Olímpicos de 2016.

La caída de PDG Realty en el parqué carioca se ha acentuado desde primeros de junio pasado, cuando cotizaba prácticamente en los niveles del cierre de 2010 tras un comportamiento de cierta tranquilidad. Un fuerte descenso pese a las intenciones del empresario saguntino de crecer todavía más, al adquirir la mayoría del capital de Real Estate Partners, de la que ya tenía en cartera un 25%. Una compra de cara a diversificar más en el ‘ladrillo’ brasileiro, dado que se trata de una compañía más orientada hacia pequeños y medianos centros comerciales.

Tampoco le está siendo rentable su inversión en Brasil Ecodiesel e Comercio de Biocombustiveis e Oleos Vegetais, más conocida como Brasil Ecodiesel a secas, el primer grupo de biocombustible brasileño. La incursión del ex’alma mater’ de la celebérrima inmobiliaria saguntina Astroc se produjo el pasado año, cuando tomó el control de Maeda a través de Arion Capital, firma especializada en reestructuraciones y asesoría financiera de empresas controlada por Bañuelos a través de Veremonte, el conglomerado del que el español es el mayor inversor.

FUSIONES Y MÁS FUSIONES

A finales de octubre de 2011, Brasil Ecodiesel informó a la Comissão de Valores Mobiliários (CVM), la CNMV brasileña, que se encontraba en conversaciones con Maeda para una posible "combinación de negocios", mientras se anunciaba una ecuación de canje de "apróximadamente" 3,6395 acciones por cada título de Maeda Brasil Ecodiesel. De este modo, un tercio de la nueva compañía caía en manos de Bañuelos, convirtiéndose así en el principal accionista del nuevo gigante del biocombustible carioca.

Pues bien, desde ese día -25 de octubre de 2010-, el valor ha pasado de cotizar de los 1,12 reales a los 0,51 reales del cierre de ayer, lo que representa una fuerte caída de un 54,46% y haber tocado niveles que no se veían desde enero de 2009. El valor, Brasil Ecodiesel, ha perdido la mitad de su capitalización en lo que va de año, dado que a 31 de diciembre pasado cotizaba a un real exactamente.

Mientras tanto, Bañuelos presentó un proyecto de fusión con el grupo agrícola Vanguarda, que daría lugar al primer grupo agroindustrial de Brasil, cuya operación continúa en marcha ante los recelos que ha despertado dentro del consejo de administración de Brasil Ecodiesel, dado que otro de sus accionistas de referencia -además de presidente del consejo-, Silvio Tini, que controla cerca del 8% de la empresa, no es partidario de la operación. La respuesta al acuerdo, en las próximas semanas.

Un comentario en “Enrique Bañuelos ya conoce los números rojos en el parqué brasileño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s