Restaurante Diblú: Gran vía Marqués del Turía, 59.

La cocina fusión arrasaba por doquier hace unos años en Madrid, claro que también en Nueva York con el espectacular Asia de Cuba en el Morgans. Aún hoy cuenta con buenos representantes por doquier. Valencia ha permanecido -que yo conozca- ajena a la tendencia y los pinitos de algunos no llegaron a nada. Este céntrico local, Diblú, afortunadamente no muy conocido por ejecutivos y gritones, ha hecho algún esfuerzo por hacer algo dentro de ella a pesar de sus riesgos.

Tras un guiño inicial a Italia, incorpora ahora algunos toques de base asiática, más bien japonesa, adentrándose en muchas de sus propuestas en una combinación de sabores que lo aproximan a la sorpresa de la cocina fusión. Ello dentro de una carta (o menús) fundamentalmente eclécticos con algunos detalles innovadores. Y como estas novedades no a todos gustan, Diblú no descuida lo más habitual: todo lo que cabe bajo la amplia cobertura de la cocina mediterránea. Y por supuesto platos como los arroces o el entrecote o cochinillo que ante el hoy fácil (relativamente) acceso a carne de calidad en Valencia empieza a ser tan frecuente como antes las patatas fritas ahora desgraciadamente congeladas o desaparecidas.

Esta heterogeneidad, dentro de los restaurantes de precio moderado, hace de Diblú un local propuesta que se sale de lo habitual, lo cual es de agradecer. Se come como en muchos otros buenos restaurantes a base de tapas, ensaladas y pescados del día pero [casi] todos con un toque que los hace diferentes. Por supuesto, como también es habitual en estos tiempos que corren, ha establecido menús para aquellos que prefieren tener un precio conocido de antemano y/o guiarse por la selección del cocinero. Dado que prefiero ser yo quien se equivoque, y aunque la notable extensión de la carta teórica, no invitaba a ser optimista, lo probado no decepcionó. Entre lo mejor, las croquetas (de jamón y con reducción de vino y de bogavante con salsa kimuchi), los pescados y la carne (el entrecote no por habitual es necesariamente bueno en todas partes). Entre lo más flojo, las vieiras (¡lástima porque francesas y holandesas en su concha no están nada mal!), el foie y las patatas bravas ambos bastante anodinos (aunque no mal elaborados).

De los toques de la cocina fusión apuntada, como pueden ver, nada de nada. Ni tempura (mucho mejor aspecto el de Tastem frente al que sirvieron en la mesa de al lado) o maki de calabacín con salmón que no nos apetecían, ni Sushimaki sorpresa que no estaba listo (?). Pero la elaboración de los platos incorpora combinaciones de sabores interesantes, lo que hace la visita atractiva.

Los postres, con el chocolate como elemento dominante en casi todos ellos, no desentonan aunque no destacan. Y la carta de vinos que no es corta pero tampoco atractiva suscitó división de opiniones. Para mí es mejorable con algo de atrevimiento. Tampoco destaca el servicio, que intenta ser atento pero está falto de profesionalidad. Lo cual no estando el local lleno resulta sorprendente. A pesar de estas lagunas es un local a conocer: por distinto en la cocina y sorprendente en la decoración.

Diblú: Gran vía Marqués del Turía, 59.

http://www.valenciaplaza.com/ver/33574

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s