La cara “dura” de los doce magníficos de las Cajas de Ahorros

Se puede entender que un negocio vaya mal, por mala gestión, por ineptitud o porque los gestores son unos ladrones o incluso a veces porque surge en tu sector una Apple de turno que tu no viste llegar y dejas de ser competitivo de la noche a la mañana. Hasta aquí todo normal, así es la vida.

Lo que francamente cuesta bastante de entender y explicar, es que los máximos responsables de todas las cajas de ahorros españolas que en estos últimos cuatro años se han ido a las rocas, no sólo tengan que no afrontar ningún tipo de responsabilidad penal sino que se hayan dejado el barco hundido con la vida totalmente solucionada.

Al menos en los EEUU tuvieron que pasar la vergüenza de desfilar por el Senado en una comisión de investigación a dar explicaciones.

Estamos hablando de entidades financieras no sólo rescatadas con dinero público, sino que estaban en su mayoría controladas por organismos públicos. Lo más parecido a una banca nacionalizada.

Manuel Escribano, ex-director general de Caja Segovia. Se pre-jubiló con una pensión pactada de 6 millones euros.

José Luis Méndez, ex-director general de Caixa Galicia. Ha recibido una pensión de entre 15 y 20 millones euros

Lucas Hernández, ex-director general de Caja Duero. Ha recibido una indemnización de 1,3 millones euros.

Francisco Fernández, ex-vicepresidente de Caja España. Ha cobrado 500.000 euros, como trabajador en excedencia de la entidad.

Roberto López Abad, ex-director de CAM.Se aseguró junto a otros cuatro altos ejecutivos una prejubilación de 12,8 millones euros en total.

Josep Maria Loza, ex-director general de Caja España-Duero. Cobró 10 millones euros, entre indemnización y plan de pensiones.

María Dolores Amorós, ex-directora general de CAM.Pactó una pensión vitalicia de 370.000 euros anuales.

Ricard Pages, ex-presidente de Caixa Penedés. Contaba con un plan de pensiones de 11 millones euros.

Domingo Parra, ex-director general de Banco de Valencia (Bancaja).
Pactó una indemnización por su salida de 7,5 millones euros.

José Luis Pego, ex-director general de NovaCaixaGalicia.
Pactó el pago de 10,8 millones euros, en concepto de indemnización y pensión.

Juan Salido, ex-director general de Cajasol (Banca Cívica).Se pre-jubiló con una pensión de 950.000 euros.

Manuel Troyano, ex-director general de Caixa Penedés.
Pactó junto con otros tres directivos una pensión por un volumen agregado de 20 millones euros.

AUTOR: LUIS BERENGUEREL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s